TIPOS DE DIVORCIO

Cuando una relación de pareja llega a su fin, las personas implicadas pueden inciar los trámites para un divorcio. En España existen dos tipos de divorcio: contencioso y de mutuo acuerdo. cada uno de ellos tiene unas características diferentes. Si quiere conocer cuáles son las diferencias entre ambos, puede continuar leyendo.



El divorcio de mutuo acuerdo se produce cuando ambos cónyuges -o uno con el consentimiento del otro- plantean la demanda.

Esta modalidad tiene algunas ventajas: el procedimiento es más rápido, ya que el acuerdo entre ambas parte facilita las cosas y agiliza el proceso. Además permite que ambos cónyuges acudan con un mismo abogado que les represente, por lo que puede suponer un ahorro económico.



Por el contrario, el divorcio contencioso se da cuando uno de los cónyuges interpone la demanda sin el consentimiento o conocimiento del otro.
La desventaja de este tipo de divorcio es que el proceso puede dilatarse más en el tiempo. Tampoco se permite la representación conjunta mediante un mismo abogado, como hemos señalado en el otro caso.


En cualquiera de estos dos casos el proceso termina con un Convenio Regulador, que es un documento firmado por el Juez donde se establecen las medidas personales y económicas: adjudicación de la vivienda familiar, establecimiento de pensión compensatoria, medidas relacionadas con los hijos -si los hay-, etc.


Asimismo queremos añadir que las separaciones judiciales terminan también con el citado Convenio Regulador, pero en este caso no se producirá la disolución del vínculo matrimonial. Ambas partes seguirán legalmente casadas.
En definitiva, la separación sigue prácticamente los mismos trámites que en el divorcio pero tiene consecuencias diferentes.




En nuestro despacho estamos especializados en divorcios y trabajamos con la máxima eficacia. Por ello le invitamos a contactar con nosotros si necesita inciar su trámite de divorcio o si desea más información sobre el tema.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE