LOS REQUISITOS FORMALES DE LA CUSTODIA COMPARTIDA

En el post de hoy vamos a enumerar los requisitos formales que han de concurrir para que sea posible optar a una custodia compartida. Nosotros solemos hablar de cinco requisitos que son los siguientes:

El primero y más importante, es la necesidad de que la custodia compartida sea producto del acuerdo entre ambos progenitores. Además, ha de mediar autorización judicial, sin olvidarnos de que dicha custodia ha de ser propuesta y organizada con plenas garantías. ¿A qué nos referimos con plenas garantías? A que por encima de todo prime el bienestar de los hijos. A tal efecto se formalizará un convenio regulador que recogerá todos los extremos que resulten necesarios de cara a la consecución de dicho objetivo.
Por otro lado, la precitada custodia deberá contar con el informe favorable del Ministerio Fiscal.

Suele ser recomendable la existencia de una serie de condiciones que habiliten esta clase de custodia, de forma que en términos prácticos resulte la más eficiente. ¿Cuáles serían tales circunstancias? Que no se dé un elevado nivel de conflicto entre los progenitores, así como que exista una comunicación adecuada entre ellos.

Indispensable será que tanto el padre como la madre dispongan de la adecuada capacidad, disponibilidad e idoneidad para ejercer la custodia compartida de manera ordenada y diligente.

Por último, ambos progenitores deberán disponer de los medios y recursos suficientes para sufragar todos aquellos gastos que el ejercicio de la custodia conlleve. ¿Cuáles son? Los gastos de manutención, de educación y aquellos que se deriven del resto de necesidades que pudieran tener los hijos.

Dicho esto, puede que quieran informarse sobre hasta qué punto les conviene optar por un sistema de custodia compartida, o si el supuesto que mejor se les adapta es el de la custodia individual. Para ello, no duden en acudir a nuestro despacho en Madrid. Estudiaremos su caso y le ofreceremos la mejor solución.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE