Abogados penalistas, consecuencias jurídicas

Las consecuencias jurídicas en esencia son las reacciones que el derecho positivo, el derecho penal, tiene previstas en relación a la comisión de un delito, son reacción gravosas, generalmente suponen privación de libertad y el conjunto de estas reacciones jurídicas se denominan consecuencias jurídicas del delito y son fundamentalmente las penas y estas se aplican a los sujetos que hayan llevado a cabo una acción ilícita y las medidas de seguridad son otras consecuencias importantes que se aplican a las categorías de estado peligroso.

La pena es una clase de sanción, es la más grave del ordenamiento jurídico ya que hay otras sanciones de tipo administrativo pero no tiene la gravedad de las penas o las acciones penales. Las medidas de seguridad forman parte de nuestro sistema, en el año 1995, cuando se promulgo el código penal y fue cuando se introdujeron las medidas de seguridad destinadas a inimputables o semi-imputables peligrosos criminales, a estos se les aplico ciertas medidas de seguridad.

En la reforma del código penal de 2010 se incluyeron además medidas de seguridad destinadas a imputables peligrosos criminales. Así como en las medidas originales de 1955 se destinaba a los inimputables o semi-imputables, en la reforma de 2010 las reformas para imputables lo son solo en relación a delincuentes vinculados con delitos de terrorismo y delitos relativos a agresiones sexuales.

El resto de delitos no se contemplan como delitos que requieran medidas de seguridad. La medida que se toma es la de la libertad vigilada y la de inimputables son las de internamiento psiquiátrico o hospitales especializados.
La peligrosidad criminal es el presupuesto básico para poder aplicar cualquier medida de seguridad, esta peligrosidad implica un juicio de diagnostico y pronóstico sobre la probabilidad de que en un futuro el sujeto vuelva a delinquir. Contacte para resolver cualquier duda.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE